13 abril 2007

Resurrección carioca (Diego)

El potencial de este joven mediapunta brasileño ya fue descubierto cuando militaba en el Santos, donde se hizo muy amigo de Robinho. Con 19 años dio el salto a Europa con el Oporto y ahora, con 22 años, está maravillando en la Bundesliga al lado del Werder Bremen.

Lo de Diego Ribas da Cunha es todo talento. Parece que aprendió a manejar el balón desde que nació (aquí hay un vídeo cuando jugaba en el fútbol base que lo deja claro) y está creciendo mucho en visión de juego. Es todo un lujo para Klose tenerle detrás.

En Portugal lo pasó mal, no le dieron mucha confianza tras irse Víctor Fernández a pesar de haber costado siete millones de euros. El Werder Bremen no ha cometido tal error, ni siquiera en su contrato (hasta 2010). Le pagó al Oporto casi la misma cantidad, 6 millones, para convertirse en el fichaje más caro del club alemán.

Está dando mucho que hablar en Europa. Cada vez más. En su último partido de la Copa de la UEFA, un 4-1 al AZ Alkmaar para rubricar el pase a semifinales, dio otra auténtica exhibición de cómo desbaratar defensas y dirigir el ataque de un equipo.

Parece tener recursos para todo, buen regate y gran disparo con la derecha (10 goles en 26 partidos en Alemania). Ha jugado 14 veces con Brasil. Su único defecto se ve cuando intenta tocarla con la cabeza.

No diremos más, que las imágenes hablen por sí solas. Atentos a la chilena.